Esta semana han comenzado a funcionar las máquinas decapadoras que limpiarán las aceras y calzadas de los distritos Centro y Norte de Alcobendas. Estos nuevos vehículos van a permitir desincrustar la suciedad de las calles gracias a un sistema de lavado con agua caliente a alta presión.

Estas nuevas decapadoras complementan la labor que ya están realizando furgones hidrolimpiadores y equipos de hidrolimpieza con pistola. Con la incorporación de estos nuevos medios se están realizando servicios de baldeo exhaustivo de calles y calzadas todos los días de la semana.

 

El alcalde de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera (PSOE), y la concejala de Medio Ambiente, Cristina Martínez (PSOE), han acudido a comprobar in situ el funcionamiento de estas nuevas máquinas decapadoras en el barrio de Fuente Lucha.

“Estos vehículos son la última incorporación de equipos técnicos y humanos que hemos incluido en la ampliación del contrato de limpieza con la empresa concesionaria del servicio, Acciona. Una mejora que ya se está notando en nuestras calles, que empiezan a recuperar los estándares de calidad que una ciudad como Alcobendas merece”, ha señalado el primer edil.

 

Por su parte, la concejala del área ha subrayado que el municipio “vuelve a estar limpio tras años de abandono” y que “la ciudadanía está demostrando un comportamiento más cívico porque ver las calles limpias y los residuos bien recogidos invita a mantener la limpieza”.

 

Estos vehículos decapadores, como el resto de los que se han ido incorporando a la limpieza y la recogida de residuos, son sostenibles: ergonómicos, cero emisiones de carbono y acústicas y con un sistema de doble carga. Al mismo tiempo, las rutas de recogida de residuos se han optimizado para reducir la huella de carbono y el agua que se utiliza es reciclada y, en este caso, además, disponen de un novedoso sistema de reaspiración de agua sucia.

 

La ampliación del contrato de limpieza y recogida de residuos con Acciona ha supuesto un incremento anual de 2,2 millones de euros –hasta los 10,2 millones-, que se ha traducido en la incorporación de 43 nuevos trabajadores, 14 vehículos, la creación de nuevos servicios y el rediseño de los existentes para mejorar sustancialmente la limpieza de la ciudad.