Hoy finaliza el servicio de menú escolar para llevar que se ha ofrecido durante todo el periodo de vacaciones estivales desde el CPB Soledad Sainz a las familias que, durante el curso escolar, cuentan con apoyo en materia de comedor escolar.

“En 2020 este servicio estuvo activo desde el primer día de cierre de los centros educativos ante la primera ola de la pandemia, también estuvo disponible todo el verano pasado y, con su desarrollo durante todo este verano, queremos consolidar este derecho que garantiza a las familias con una sensible situación socioeconómica el acceso a una dieta equilibrada para los niños, al igual que les apoyamos durante el curso a través de los comedores escolares. Esta garantía vamos a extenderla en los próximos meses haciendo que, siempre que haya un día no lectivo, ofrezcamos este menú”, ha explicado el alcalde, Jorge García Díaz.

El 25 de junio comenzó este servicio sufragado por el Ayuntamiento, destinado a alumnos empadronados en la localidad que cursan Segundo Ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria, y que garantiza que los niños que cuentan con gratuidad de comedor escolar durante el curso por evaluación y valoración de Servicios Sociales, puedan tener continuidad en la cobertura de esta necesidad básica durante los meses no lectivos, permitiéndoles mantener una dieta adecuada.

En esta temporada la media de menús diarios entregados ha sido de 50, y para no desperdiciar ningún menú, se ha establecido un canal de recogida por voluntarios del Comedor Social de San José, que diariamente llevaban hasta sus dependencias los menús no requeridos por las familias en el centro educativo.