La vicepresidenta primera del Gobierno, ministra de la
Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen
Calvo, ha declarado que “el feminismo debe ser el canal central y el hilo
conductor de las propuestas en democracia” durante su participación como
ponente este mediodía en el curso “Mujer y liderazgo en tiempos de crisis”,
organizado por la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación Pablo
Iglesias, dentro de la programación anual de los cursos de verano de El
Escorial.


En este acto ha insistido también en la idea de que “más de la mitad de la
población no es un colectivo, la realidad es que somos la mayoría y eso es lo
primero que nos niegan llamándonos colectivo”, incidiendo asimismo en que
“las mujeres tenemos que estar y repartir espacios de poder y liderazgo en
todos los lugares, en una sociedad libre y plural como la nuestra. Hay que
entrar en el modelo y tener masa crítica para ejercer las transformaciones, pero la verdad es que hay masa crítica más que suficiente y la transformación no se
produce”.
Calvo ha reflexionado sobre el movimiento feminista argumentando que “no se
trata de solidaridad sino de justicia entre generaciones. Las mujeres tenemos
que seguir estableciendo nuestras propias estrategias, que no son sólo para
nosotras, porque en el barco de las responsabilidades democráticas vamos
todos. Por eso no es una lucha parcial, es la gran lucha de la propia
pervivencia de la democracia y de su mejora. Sin feminismo no se puede
entender la democracia: no tendría viabilidad ni capacidad de mejora o
expectativas”.

“Seguimos peleando en desventaja, con menor reconocimiento de nuestros
derechos. Hemos avanzado relativamente poco y la reacción que nos contesta
es muy simplona pero muy peligrosa en su simpleza: el patriarcado es hábil
para encontrar fórmulas neomachistas que incluso a veces tienen apariencia
de progreso o liberación”, ha proseguido la vicepresidenta durante su