Colmenar Viejo combate la procesionaria del pino con nidos para carbonero y murciélago

302

El viernes 31 de enero los alumnos del Aula de Compensación Educativa del IES Marqués de Santillana instalaron 30 cajas nido para carbonero y murciélago, fabricadas el año pasado en su taller de carpintería, en la repoblación de pinos de la Dehesa de Navalvillar, junto con personal de las Concejalías de Medio Rural, Medio Ambiente y Educación, y el asesoramiento de Pablo Acebes Vives, profesor e investigador del Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, y Elena Tena López, bióloga experta en murciélagos doctorando en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de SECEMU.

La colocación de estos nidos forma parte de un proyecto piloto en el que se busca facilitar la presencia de determinadas especies de aves insectívoras y murciélagos, depredadores naturales de la procesionaria del pino.

“Con esta medida pretendemos controlar y prevenir de forma natural las plagas de esta oruga que se alimenta de especies coníferas, a la par que realizamos una actividad de educación ambiental, tanto con los alumnos del ACE del Marqués de Santillana, artífices de estas cajas, como con los escolares colmenareños que a lo largo del curso visitan la Dehesa de Navalvillar”, explica Jesús Fernández Fuillerat, concejal de Medio Rural.

De las 30 cajas, 20 son para la nidificación de pájaros como el carbonero, cuyo diámetro de entrada al nido tiene una medida concreta de 32 mm para que solo puedan acceder al interior estas pequeñas aves, que son de los pocos depredadores naturales que actúan contra las larvas de la procesionaria.

“Desde el punto de vista ambiental, se pretende fomentar poblaciones de especie de aves insectívoras cuyo papel puede ser fundamental en el control de especies plaga como la procesionaria. Las cajas, con unas dimensiones determinadas, están diseñadas para que puedan ser ocupadas solo por el carbonero y el herrerillo común.