Desde “Colmenar Viejo, Tierra de Cine” se pide que no derriben el último decorado del oeste de la Comunidad de Madrid.

Puede que el decorado western de la Dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo tenga los días contados, la parada de postas de diligencias, considerada por la guía “Comunidad de Madrid, Territorio Far West” de la Consejería de Cultura y Turismo, como el último decorado de este tipo, superviviente en la región.

El decorado de la Dehesa de Navalvillar durante el rodaje de Stop Over in Hell.

Una instalación que fue motivo de ponderación y actividades en la exposición “La ilusión del lejano oeste” del Museo Thyssen-Bornemisza, decorado muy visitado por vecinos y foráneos, de la que el alcalde de Colmenar Viejo anuncia su próxima demolición.

La ficticia parada de postas de diligencias, fue levantada en la muy cinematográfica Dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo para la película “Stop Over in Hell”, situándose justo en la pequeña colina que aparece en las batallas de “Espartaco” o de “La última aventura del General Custer”.

El decorado fue sufragado en parte por el Ayuntamiento de Colmenar Viejo, y en su mayor parte, por la productora del film. El entonces alcalde de Colmenar Viejo, Miguel Ángel Santamaría Novoa, acordó en contrato que, a cambio de la aportación de las ayudas del consistorio para la película, la productora no desmontase el decorado tras la filmación, en otoño de 2015, con el fin de destinarlo a uso municipal, y con el objetivo de rememorar los rodajes de westerns en el lugar, numerosísimos desde los años cincuenta.

Desde su realización, tanto desde la productora, como de la constructora del decorado, como de este mismo colectivo asociado, se advirtió de que, a pesar de la solidez de la estructura tubular de acero del decorado, el deterioro del conjunto de la madera sería inevitable si no se abordaban unas mínimas reparaciones periódicas de mantenimiento.

Pero lo cierto es que, en este tiempo, el decorado apenas ha tenido mantenimiento, salvo las pequeñas reparaciones iniciales que se ejecutaron desde “Colmenar Viejo, Tierra de Cine”. A pesar del deterioro sufrido por las inclemencias del tiempo, cinco años y medio después de construirse, la parada de postas sigue en pie, siendo muy visitada por vecinos, visitantes foráneos y por los amantes del turismo cinematográfico. De hecho, el decorado ha servido en este tiempo para otros rodajes, como los de diversos cortometrajes o para la serie “Club Houdini” de Disney Channel.

El pasado 29 de abril, en el turno de preguntas en el pleno municipal, el alcalde de Colmenar Viejo, Jorge García Díaz, anunció la decisión de derribar el decorado. Si bien es cierto que el regidor, a renglón seguido, anunció en ese mismo pleno que van a “intentar volver a construir uno”, pidiendo subvención o con los recursos del consistorio, lo cual desde este colectivo nos parece una buena intención y una excelente noticia.

Pero nos parece una idea compatible con la acción de mantener el ya existente, al menos para que sea visible en su exterior. Que se restaurasen las fachadas y el tejado, se clausurase el interior, y se estableciera el necesario perímetro con valla típica del oeste para ser contemplado, fotografiado o filmado desde fuera, pero no derribarlo. Con el fin de preservar el patrimonio cultural cinematográfico y fomentar el turismo de cine, un gran valor en alza.

Desde “Colmenar Viejo, Tierra de Cine”, ofrecemos todo nuestro apoyo para esta propuesta, así como para el desarrollo de la promesa del Sr. alcalde de promover la construcción de nuevos decorados.

“Colmenar Viejo, Tierra de cine” es una asociación cultura creada con la finalidad de difundir la promoción del cine, del patrimonio y turismo cinematográfico, y de la relación entre la localidad y la industria del cine.