La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha impuesto hoy al tenista Rafael Nadal su máxima distinción, la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo, un reconocimiento al “mejor deportista español de todos los tiempos” por su “descomunal palmarés deportivo, pero también a sus méritos extraordinarios como persona”. Es un hombre “lleno de valores: la superación frente a la adversidad, la perseverancia, el esfuerzo, la disciplina, el sacrificio, el respeto al rival o la humildad”, ha apostillado.

Durante un acto de homenaje en la Real Casa de Correos, la presidenta madrileña ha querido agradecer al deportista que sea “capaz de unir a todos los españoles” alrededor de su figura, ya que “millones de personas de todos los rincones de nuestro país y que jamás han empuñado una raqueta vibran de emoción” con sus gestas. “Muchos no saben de tenis, pero que sí que el de la cinta en la cabeza es el nuestro y se llama Rafa, y que, con cada lágrima con el Himno y la bandera de España, millones de españoles han llorado contigo”, ha asegurado.

Asimismo, le ha dado las gracias “por pasear el nombre de España por el mundo” y por vincular a todos “con el éxito y el talento”. Para la presidenta, el orgullo que siente por España recuerda a todos “que los españoles, cuando nos lo proponemos, somos únicos y que somos una gran nación capaz de dar hombres y mujeres extraordinarios”.