Desde la planta 33 de Torre Espacio, el alcalde de Madrid ha presentado hoy los detalles de las obras de remodelación que comenzarán durante la primera semana de diciembre en este eje viario que diariamente atraviesan 270.000 vehículos, convirtiéndolo en uno de los viales de mayor intensidad de tráfico de toda España.

El regidor madrileño, acompañado del delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y de los concejales de Chamartín y Fuencarral-El Pardo, Sonia Cea y Javier Ramírez, respectivamente, ha manifestado que el objetivo de esta actuación es disminuir la congestión del tráfico en hora punta en este enclave de Madrid, ya que su influencia afecta al resto del tráfico de la ciudad.

La reforma eliminará los cuatro trenzados, que provocan la pérdida de capacidad de las vías y grandes atascos. Estos cuatro cruces al mismo nivel serán sustituidos por nuevos pasos a distinto nivel: tres son inferiores y uno superior, el de la M-607, con conexión al paseo de la Castellana. También se va a proceder a la reordenación de los viales, así como a la adecuación y ampliación de alguno de los viaductos existentes.

Con el Nudo Norte de fondo a modo de maqueta real, José Luis Martínez-Almeida ha especificado los tramos donde se va a actuar y ha avanzado que las primeras operaciones que se van a llevar a cabo son las desviaciones de todos los suministros. Pasadas las Navidades, ha dicho, los vecinos del entorno y los vehículos que circulen por esta vía se encontrarán con algunas afecciones al tráfico para proceder a la retirada de los trenzados que conectan la M-30, la M-607, la M-11, la A-1 y el paseo de la Castellana.

Con un plazo de ejecución de 22 meses, las obras las va a realizar FCC con un presupuesto de adjudicación de 42 millones de euros millones de euros, IVA incluido, lo que supone una rebaja del presupuesto de licitación del 33,9 % (63,5 millones de euros, IVA incluido). La remodelación estará terminada en el último trimestre de 2022.