El proyecto de transformación urbana Madrid Nuevo Norte es uno de los cuatro ejes sobre los que se estructura la estrategia del Ayuntamiento de Madrid para lograr una ciudad climáticamente neutra, compromiso que la capital acaba de rubricar junto con Barcelona, Valencia y Sevilla.

Estas cuatro grandes ciudades se han adherido conjuntamente al proyecto CitiES2030, una iniciativa que tiene como objetivo alinear a las ciudades españolas en alcanzar la misión establecida por la Comisión Europea de lograr 100 urbes climáticamente neutrales en 2030 bajo el marco del programa Horizon Europe.

El compromiso de lograr la neutralidad climática de Madrid, es decir, de mitigar y compensar a través de proyectos de protección del clima la totalidad de los gases de efecto invernadero emitidos en la ciudad, se estructura a través de cuatro pilares fundamentales, uno de los cuales es Madrid Nuevo Norte, según recoge la declaración institucional firmada por el Ayuntamiento de Madrid.

Los otros tres ejes para lograr los objetivos de neutralidad climática de la capital son el desarrollo de una plataforma de colaboración para políticas climáticas urbanas a través del programa europeo “EIT Climate-KIC Deep Demonstration of Healthy and Clean Cities”; la descarbonización de las flotas de vehículos de transporte público, movilidad compartida y logística urbana; y la creación de nuevas infraestructuras verdes singulares a escala ciudad, como el Bosque Metropolitano.

El Ayuntamiento ha dado protagonismo en su estrategia climática urbana a estos cuatro proyectos transformadores debido a su “capacidad tractora” para lograr los objetivos, según recoge el documento. Asimismo, el Consistorio ha destacado que Madrid Nuevo Norte es una actuación urbanística a gran escala “bajo criterios de neutralidad climática desde sus fases de planeamiento, ejecución y operación”.

En el documento también se destaca la colaboración público-privada que caracteriza a Madrid Nuevo Norte y pone en valor la puesta en marcha de soluciones innovadoras “en materia de edificación, movilidad, consumo de energía y recursos y gestión de residuos”, una serie de medidas orientadas a “mejorar la calidad de vida de las personas en un entorno bajo en carbono”.