Hasta el 30 de julio permanecerá abierto el plazo para el pago del IBI, un impuesto para el que el Ayuntamiento aplica una bonificación del 5% a los vecinos que se hayan acogido al sistema de fraccionamiento y domiciliado su pago anual.

Además, las viviendas con algún tipo de protección pública cuentan con una bonificación del 50% en el pago del IBI, durante un máximo de tres años.

Por otro lado, las familias numerosas de categoría general tienen una bonificación del 40% en el pago de este impuesto; las de categoría especial que se benefician de una bonificación del 75%.

También se bonificará durante tres años, con un 25% de la cuota del IBI, aquellos inmuebles de uso residencial en los que se haya instalado sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol para autoconsumo, siempre y cuando estos sistemas representen al menos el 50% del suministro total de energía.

 

Según Javier Juárez, coordinador general de Alcaldía “ponemos a disposición de los vecinos la posibilidad de ahorrar no solo en su recibo del IBI, sino en la factura de la luz, a la vez que incentivamos el uso de energías renovables para continuar con la estrategia del equipo de Gobierno de lograr que nuestra ciudad sea cada día más eficiente y sostenible”.