La pandemia de COVID-19 ha protagonizado el primer
año de gestión en el Ministerio de Sanidad de esta legislatura. La necesaria
gestión coordinada de la situación ha significado un impulso a la cogobernanza
y cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS).
A lo largo de estos 12 meses, el Ministerio de Sanidad ha contribuido a reforzar
la labor de las CCAA con iniciativas como el reparto de más de 220 millones de
unidades de material y productos sanitarios para apoyar las compras de las
CCAA. También se han distribuido 300 millones de euros a las CCAA,
procedentes de los 16.000 millones del Fondo Covid, para dar respuesta a las
acciones más urgentes.
Por otra parte, se han aumentado los recursos del SNS, poniendo a disposición
de las CCAA más de 81.000 profesionales sanitarios y centros y recursos de
titularidad privada.
Además, se reguló el precio máximo de mascarillas, geles y soluciones
hidroalcohólicas y se rebajó al 4% el IVA de las mascarillas. Se trata de una
medida dirigida a facilitar el aceso de la población a estos productos.
La elaboración de material divulgativo y accesible para la ciudadanía y el
desarrollo de campañas de concienciación e información también ha sido otra
de las tareas destacadas de la labor del Ministerio.

Preparación ante nuevas olas
Más allá de la gestión en el día a día, se ha trabajado en la preparación ante
nuevas olas o nuevas emergencias sanitarias. Así, se ha desarrollado una
reserva estratégica y se ha llevado a cabo la adjudicación del Acuerdo Marco
de suministro de la mayor compra centralizada efectuada por la Administración
española en toda su historia.
La elaboración de la Estrategia de vacunación COVID-19 en España es otro de
los ejemplos de la gestión coordinada de la pandemia. La compra a través de la
UE de un portfolio de vacunas COVID-19 garantiza un acceso equitativo y
gratuito de vacunas a todas las personas en España. Además, en colaboración
con las CCAA, se ha puesto en marcha el Registro de Vacunación Covid 19 del
SNS, el primer registro a nivel nacional en materia de vacunación. Se ha desarrollado también un plan específico de vigilancia de la seguridad de las
vacunas COVID-19.
Eliminación del copago farmacéutico
Pese al protagonismo de la gestión de la pandemia, a lo largo de los últimos 12
meses se han implementado medidas dirigidas a la eliminación progresiva del
copago farmacéutico.
Por otra parte, se ha impulsado la Formación Sanitaria Especializada, con un
incremento del 5,9% de las plazas de formación sanitaria especializada para la
convocatoria 2020/21, que asciende a casi 10.300 plazas.
También se ha sacado a consulta pública el Anteproyecto de ley de medidas
para la equidad, universalidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud que
incorpora la obligación de evaluar el impacto en la salud de la población en
todas las nuevas políticas públicas.
Otro de los retos en los que se ha avanzado en estos últimos 12 meses es en el
refuerzo de la estructura del Ministerio de Sanidad, con la creación por primera
vez en 40 años de la Secretaría de Estado de Sanidad.
Refuerzo de la salud pública
La pandemia ha puesto de manifiesto el necesario refuerzo de la Salud Pública.
En este sentido, se ha empezado a trabajar en la creación del Centro Estatal de
Salud Pública, previsto en la Ley General de Salud Pública, con una dotación
de 5 millones en los PGE-21. Se está trabajando en el aumento de los recursos
destinados a salud pública, no solo para vigilancia epidemiológica sino también
para impulsar estilos de vida saludables.
También se ha seguido apostando por avanzar en la implementación del Marco
Estratégico de la Atención Primaria y Comunitaria, con la inclusión en los PGE21 de 1.088 millones de transferencias a las CCAA para su desarrollo.
Salud digital
Por otra parte, el Ministerio de Sanidad ha apostado por la promoción de la
digitalización, con la creación de la Secretaría General de Salud Digital,
Información e Innovación del SNS.