El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha presentado hoy en Consejo de Ministros la “Estrategia de Vacunación COVID-19 en España”. Se trata de establecer una «disponibilidad gradual» de dosis de vacunas y para ello asegura que es necesario establecer el orden de
prioridad de los grupos de población a vacunar en base a un marco ético donde
prevalecen los principios de igualdad y dignidad de derechos, necesidad,
equidad, protección a la discapacidad y al menor, beneficio social, reciprocidad y
solidaridad.


Se han delimitado asimismo tres etapas de priorización en función de la
disponibilidad de dosis en cada momento:

  •  Primera etapa. Suministro inicial y muy limitado de dosis de vacunas.
  •  Segunda etapa. Incremento progresivo del número de vacunas que permitirá
    ir aumentando el número de personas a vacunar.
  •  Tercera etapa. Aumento en el número de dosis y de vacunas disponibles para
    cubrir a todos los grupos prioritarios.

Para establecer la priorización de los grupos a vacunar en cada una de las
mismas se ha realizado además una evaluación en función de cuatro criterios de
riesgo: riesgo de morbilidad grave y mortalidad, de exposición, de impacto
socioeconómico y de transmisión.

Así, residentes y personal sanitario y sociosanitario en residencias de personas
mayores y con discapacidad serán los primeros grupos que se vacunarán frente
a la COVID-19. Le seguirá el resto de personal sanitario; y grandes
dependientes no institucionalizados. Estos grupos serán vacunados en la
primera etapa, con las primeras vacunas.

Una vez se conozca la disponibilidad de dosis de la o las vacunas autorizadas y
adquiridas por el Ministerio de Sanidad, se acordará en el Pleno del CISNS,
previa discusión en la Ponencia de Vacunas y Registro de Vacunaciones y en la
Comisión de Salud Pública, la priorización final de la vacunación a determinados
grupos de población.