Tren de Felipe II viaja por el patrimonio cultural de la Comunidad de Madrid

167

La Comunidad de Madrid ha presentado la nueva temporada del Tren de Felipe II tras el parón obligado por la crisis del COVID19. Esta iniciativa se suma al plan Juntos 2020 y a la campaña Juntos somos un mejor Madrid para ayudar a la recuperación y reactivación del sector turístico dela Comunidad de Madrid.

En esta ocasión, el tren arranca dotado con todas las medidas higiénico-sanitarias que garantizan la máxima seguridad de esta experiencia turística.Las visitas a espacios interiores de Patrimonio Nacional se realizan por libre y las visitas Al Museo Cocheras del Rey se realizan con reserva previa. Más información en www.turismomadrid.es y https://www.trendefelipeii.com/es/.

El convoy, compuesto por la máquina y cuatro vagones originales de inicios del
siglo XX, recorre los 60 kilómetros que separan la ciudad de Madrid de El
Escorial y San Lorenzo de El Escorial (enclave catalogado como Patrimonio
Mundial).
El Tren de Felipe II circula los fines de semana y festivos, desde la estación de
Príncipe Pío (salida a las 10:20 horas) y regresa desde la estación de El Escorial
(a las 18:24 horas o a las 16:52, según sea temporada de verano o invierno,
respectivamente). Los primero viajeros de la temporada han sido recibidos por el director general de Turismo de la Comunidad de Madrid, Eduardo Dehesa.

Supone una oportunidad única para acercar al visitante del siglo XXI a la
emoción y las sensaciones que pudo sentir el viajero de siglos pasados. El
traqueteo de sus vagones y el ritmo del viaje, a una velocidad que en ningún
caso supera los 100 kilómetros, permiten disfrutar del paisaje y el recorrido de
una forma muy singular.
Además, en el tren siempre se cuela algún ilustre representante de la corte o el
mismo Felipe II, que acompañan y amenizan a los pasajeros con anécdotas e
historias ocurridas en esos lugares hace algunos siglos.
Una vez en San Lorenzo de El Escorial, los viajeros pueden disfrutar de las
actividades incluidas en el paquete elegido al reservar el viaje. Las diferentes pciones incluyen visitas guiadas a los principales recursos turísticos de este
municipio, como el Real Monasterio y las Casas de Oficios aledañas, la Casita
del Príncipe, la Casita de los Infantes o el Real Coliseo Carlos III.
En definitiva, el Tren de Felipe II supone una opción diferente y divertida de
disfrutar en familia. Englobado dentro de la marca Trenes Patrimonio que
promueve la Comunidad de Madrid, en Tren de Felipe II es un ejemplo de
colaboración público-privada para impulsar el turismo de calidad. En el proyecto
participan el Gobierno regional, los municipios de San Lorenzo de El Escorial y
El Escorial, la Fundación de Ferrocarriles Españoles, Patrimonio Nacional y la
empresa de movilidad Alsa, que se encarga de la gestión y operación.
FELIPE II SE PONE MASCARILLA
El Tren de Felipe II ha adaptado sus servicios a la nueva movilidad post-Covid
para garantizar la máxima seguridad en la experiencia turística. Así, se han
adoptado diferentes medidas higiénico-sanitarias en las distintas fases. En el
proceso de venta, se fomenta la venta por teléfono o en canales digitales y el
billete electrónico, y se ha limitado el aforo a cuatro personas por compartimento
(en lugar de ocho). Como medidas generales, se han suprimido los servicios
complementarios de restauración, el material promocional en papel o las visitas
en que no se pueden respetar las normas de aforo y distancia, entre otras.
Los viajeros deben llevar mascarilla y el personal de a bordo permanece durante
el viaje en zonas exclusivas, no comunes con las usadas por los clientes, y
solamente sale de las mismas para ejercer sus funciones. La animación
protagonizada por Felipe II, quien también lleva su mascarilla, se realiza en el
andén, a lo largo de cada coche, y los viajeros la disfrutan desde las ventanillas
de cada departamento individual.
Para el embarque, al que se puede acceder con 50 minutos de antelación, se ha
establecido la fórmula de mínimo contacto, a través de lectores de código QR y
personal equipado con mascarilla, pantalla y guantes. Se dispone de
dispensadores de gel hidroalcohólico para los viajeros y distancias de seguridad
señalizadas en el andén. A bordo del tren se cumplen estrictamente las normas
de limpieza, desinfección, ventilación y cartelería preventiva. Las puertas de
cada departamento y de conexión permanecerán abiertas y los aseos cerrados
con llave, ya que está prohibido su uso.
Finalmente, en lo que se refiere a las visitas, en los autocares que desplazan a
los clientes a los puntos de inicio de las visitas se mantiene la ratio de ocupación
del 50%, igual que en el interior del tren. Solamente se realizan visitas guiadas
en exteriores y el personal que las conduce va provisto de mascarilla y mantiene
siempre la distancia con los viajeros en sus explicaciones.