CCOO denuncia la precaria situación de los intérpretes educativos

4

El curso escolar comienza con problemas también para el alumnado sordo de la Comunidad de Madrid. Los intérpretes educativos, que facilitan el acceso y la integración en la sociedad de estas personas en las aulas de los centros educativos públicos y concertados, llevan sufriendo unos retrasos en el pago de sus nóminas de hasta cuatro meses.

A este impago se suma que la empresa CILSEM (Coordinadores de Intérpretes de Lengua de Signos de Madrid), adjudicataria del servicio hasta el curso pasado, no ha podido demostrar su solvencia económica; el resultado es que la licitación ha quedado desierta y el alumnado sordo ha comenzado el curso escolar sin intérpretes y estos profesionales se han quedado sin trabajo.

Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO, denuncia la precaria situación laboral de este colectivo, que, junto al atraso en el pago de sus nóminas, percibe salarios muy bajos y sufre un inestable régimen de contratación. Se trata de 40 trabajadores que, a día de hoy, se enfrentan a la inseguridad de un futuro laboral incierto y sin garantías de percibir las nóminas que la empresa les adeuda.