El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha conocido en su reunión de hoy un contrato por el que se adquieren 500.000 test rápidos frente a COVID y gripe A y B por un total de 1.270.500 euros. Estos se distribuirán en los servicios de urgencias de los hospitales públicos de la región y también en Atención Primaria y centros sociosanitarios.

La Gerencia Asistencial de Hospitales de la Consejería de Sanidad, de forma consensuada con los profesionales implicados en la atención de estos pacientes (servicios de urgencias, microbiología, infecciosas…), ha recomendado la realización de test rápidos frente a la COVID y la gripe A y B en las urgencias en aquellos pacientes que acudan con infección respiratoria aguda y tengan criterios de ingreso hospitalario, para agilizar su diagnóstico y su traslado a los servicios de hospitalización.

Al mismo tiempo este tipo de pruebas permiten diferenciar las dos enfermedades víricas y así facilitar el establecimiento y la asignación y tratamiento de pacientes en circuitos asistenciales separados, COVID y no COVID. Además, optimizan los recursos diagnósticos, especialmente en la población considerada frágil, bien por la incidencia de las enfermedades en su colectivo de edad o en su área geográfica.