El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha visitado hoy la sede nacional de Cruz Roja Española donde ha tratado con sus máximos responsables sobre la atención a refugiados e inmigrantes en la región.

El jefe del Ejecutivo madrileño ha mantenido una reunión centrada sobre este asunto con los presidentes de Cruz Roja Española y Cruz Roja Española en la Comunidad de Madrid, Javier Senent y Carlos Payá, respectivamente. Durante el encuentro, en el que también ha participado la consejera de Políticas Sociales y Familia, Lola Moreno, se ha abordado la necesidad de dar una respuesta ejemplar a la llegada de refugiados e inmigrantes.

La Comunidad de Madrid tiene en marcha la Oficina de Atención al Refugiado, en la que se coordinan todas las actuaciones en ayuda de estas personas. La Oficina ya ha atendido a 329 en la Comunidad de Madrid, de las que 169 han sido acogidas en la ciudad de Madrid y el resto en distintas localidades de la región. Cruz Roja Española dispone de distintos recursos de atención a refugiados e inmigrantes para afrontar cualquier ayuda humanitaria.

Garrido ha subrayado la fructífera colaboración que existe entre ambas instituciones al compartir el objetivo de reducir la vulnerabilidad y contribuir a su integración social, personal y laboral. En este sentido, la Comunidad de Madrid y Cruz Roja Española trabajan estrechamente en proyectos relacionados con la atención a personas inmigrantes, familias en situación de dificultad social o mujeres víctimas de la violencia de género o de trata. Además, Cruz Roja forma parte del Consejo Regional de Mayores y gestiona plazas en centros de día.

Madrid, líder en solidaridad

La Comunidad de Madrid y Cruz Roja Española participan conjuntamente en campañas de voluntariado. Madrid es la región más solidaria de España ya que cuenta con la colaboración de 330.000 voluntarios y más de 1.200 entidades, entre las que se encuentra Cruz Roja Española, que aportan su esfuerzo y su tiempo en ayudar a los demás. Por ello, el Gobierno regional ha impulsado la Estrategia de Voluntariado que cuenta con un presupuesto de 3,3 millones de euros.