El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un Real Decreto
por el que se reforma la estructura y el funcionamiento de la Casa de S.M. el
Rey. Este decreto reforzará la transparencia, la rendición de cuentas, la
eficiencia y la ejemplaridad en la Casa Real, en línea con los principios que
han presidido desde su inicio el reinado de Felipe VI.


El Real Decreto es un acuerdo de Estado, fruto del trabajo realizado en los
últimos meses con la Casa de S.M. el Rey, con un triple objetivo:

Consolidar en una norma jurídica las decisiones y reformas ya
implementadas y continuar con el proceso de actualización de la
Corona llevado a cabo desde el año 2014.

Garantizar la coordinación y eficacia de la Casa, con el fin de mejorar
los servicios que presta.

Reforzar los principios de transparencia, rendición de cuentas y
ejemplaridad, en línea con la voluntad manifestada por el Rey Felipe VI
de observar una conducta íntegra, honesta y transparente.

En el ámbito de la transparencia y rendición de cuentas, destaca, en primer
lugar, la nueva regulación de la actividad contractual que, por un lado,
introduce el principio de publicidad en las contrataciones que realice la Casa de
S.M., respetando en todo caso la autonomía presupuestaria y los principios del
sector público. Por otro lado, establece la necesidad de aprobar unas nuevas
Instrucciones de Contratación y la obligación de publicar en la web de Casa
Real la regulación del procedimiento presupuestario y de contabilidad.

En segundo lugar, se prevé que las cuentas de la Casa sean auditadas por el
Tribunal de Cuentas, para lo que se formalizará un convenio de colaboración.