El Ayuntamiento de Madrid ha rendido homenaje este domingo a Soledad Cazorla, la primera mujer fiscal de sala contra la violencia sobre la mujer, en la calle bautizada recientemente con su nombre en el distrito Latina.

Con rosas blancas, las flores preferidas de la jurista, y un poema ha concluido un acto al que acudieron niños y niñas becadas a través del Fondo Soledad Cazorla para menores víctimas de la violencia machista.

“La lucha de Soledad sigue vigente” y así lo demuestran los datos de agresiones machistas, recordó Causapié. “Nos queda por mucho por lo que pelear, también desde este Ayuntamiento” con medidas de protección, de  prevención, educativas, de sensibilización.

Soledad Cazorla (1955-2015), fiscal del Tribunal Supremo desde 1996, asumió en 2005 el cargo de fiscal de sala contra la violencia sobre la Mujer. A raíz de su nombramiento, Cazorla fue la responsable de poner en marcha y dirigir la red española de fiscales especialistas en violencia contra la mujer.

La red se creó tras la entrada en vigor en 2004 de la Ley Integral  contra la Violencia de Género. Asumió, por tanto, unas responsabilidades profesionales inéditas hasta el momento en el Ministerio Fiscal.