El Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid rendirá homenaje a uno de los ídolos de Las Ventas, el torero José Cubero “Yiyo”, con motivo del 40º aniversario de su alternativa. Lo hará a través de una mesa redonda en la que participarán los matadores Curro Vázquez y César Rincón; el hermano de “Yiyo”, Juan Cubero, y los periodistas Maxi Pérez y Alfonso Santiago. Este último es, además, autor del libro “Por siempre Yiyo”, obra que también se presentará durante el acto.

La mesa redonda tendrá lugar en la Sala Antonio Bienvenida de la plaza de toros de Las Ventas el domingo 4 de julio, a las 12:30 horas. La entrada será libre hasta completar el aforo, será obligatorio el uso de mascarilla y deberá guardarse la distancia de seguridad entre los asistentes.

Precisamente, ese mismo día, a las siete de la tarde, se celebrará la “Corrida de la Cultura” que consistirá en un mano a mano entre Antonio Ferrera y Emilio de Justo, quienes lidiarán toros de Victoriano del Río.

La trayectoria de José Cubero “Yiyo”

José Cubero “Yiyo” nació en Burdeos (Francia) el 16 de abril de 1964. Hijo de inmigrantes españoles siempre fue considerado madrileño, pues su infancia y juventud las pasó en el barrio madrileño de Canillejas. A muy temprana edad ingresó en la Escuela de Tauromaquia “Marcial Lalanda” de Madrid, de la que sería alumno destacado.

José Cubero “Yiyo” protagonizó en Las Ventas un total de 15 paseíllos, estoqueó 30 toros y logró cortar 7 orejas. De estas cifras hay que resaltar que el joven diestro madrileño ha sido uno de los pocos toreros que ha actuado en la Monumental madrileña 6 tardes en la misma temporada, todas ellas en 1983. Entre ellas destacan la tarde del 1 de junio, en la que salió a hombros por la Puerta Grande, tras cortar una oreja a un toro de Alonso Moreno de la Cova, y otra a uno de Bernardino Jiménez Indarte.

Su última actuación en Las Ventas tuvo lugar el 29 de mayo de 1985. Días más tarde, en la plaza de Colmenar Viejo, en una corrida en la que participaba en sustitución de Curro Romero, al entrar a matar al sexto  toro, por nombre “Burlero”, de la ganadería de Carlos Núñez, éste le infringió una cornada en la axila que traspasó el corazón del diestro y le causó la muerte instantánea.

Forma trágica de morir, además de muy temprana –“Yiyo” solo contaba con 21 años- para un torero que iba camino de convertirse un ídolo de masas, pasando de ser un “príncipe del toreo” a una auténtica leyenda, como se recoge en los dos monumentos a su figura erigidos, uno en la plaza de toros de Colmenar Viejo y otro en los aledaños de la plaza de toros Monumental de Las Ventas, su plaza. La actual Escuela Taurina de la Comunidad de Madrid lleva su nombre.