El consejero de Cultura, Turismo y Deportes, Jaime de los Santos, ha participado hoy en la presentación de la exposición ‘Dorothea Tanning. Detrás de la puerta invisible, otra puerta’ en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Comisariada por Alyce Mahon, la muestra recorre las diferentes etapas artísticas y vitales de la trayectoria de Tanning: desde sus escenas infantiles y familiares de estilo victoriano, hasta sus últimas representaciones florales. Un homenaje a una de las mujeres artistas más importantes del siglo XX, que desarrolló una extensa producción de pintura, dibujos, diseños de vestuario y decorados para ballets.

La comisaria de la exposición, Alyce Mahon, el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel y el consejero de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid, Jaime de los Santos.

Durante su intervención, De los Santos ha afirmado que colaboraciones como esta “contribuyen a consolidar a nuestra región como la capital cultural del sur de Europa”. Además, con esta iniciativa se afianza la vinculación de la Comunidad de Madrid con los principales museos madrileños, aumentando así el número de exposiciones y diversificando la oferta cultural de la región.

 

Organizada por el Museo Nacional de Arte Reina Sofía con el apoyo de The Destina Foundation y Fundación Museo Reina Sofía, esta exposición constituye la primera retrospectiva que se realiza de la artista surrealista Dorothea Tanning (1910-2012, Estados Unidos) y ofrece una nueva perspectiva de la extraordinaria carrera y visión de Tanning tras varios años de investigación de la comisaria Alyce Mahon.

 

La muestra, que cuenta también con la colaboración de la Comunidad de Madrid, incluye más de 150 obras de arte creadas entre 1930 y 1997 -muchas de ellas nunca antes vistas por el público-, procedentes del colecciones privadas y de instituciones como el Centro Pompidou de París, la Tate Modern de Londres o el Museo de Arte de Filadelfia. Todo este conjunto permite documentar la gama de medios y expresiones utilizados por Tanning: pinturas, dibujos, collages, esculturas e instalaciones.

Como figura central de la vanguardia internacional con una enorme influencia en el arte y el diseño contemporáneos, Dorothea Tanning creía en el poder del arte para crear espacios, sensaciones e ideas más allá de lo real.

 

El motivo de la puerta simboliza esta ambición y regresa repetidamente en su obra. Es el concepto en torno al cual gira la exposición, cuyo título es una adaptación de una entrevista que realizó Tanning con el crítico francés Alain Jouffroy en 1974 y en la que explicó que su primer arte exploraba “este lado” del espejo o de la puerta, mientras que su arte posterior se dirigía al “otro”, ofreciendo un “vértigo perpetuo” en el que una puerta, visible o invisible, conducía a “otra puerta”.

La puerta no es simplemente un umbral en el arte de Tanning, sino una invitación a aventurarse más allá de lo real y a entrar en un mundo de sueños y miedos. Asistimos a una perspectiva interminable que no pretende alienar sino seducir al espectador.

Dividida en ocho secciones temáticas, la exposición se abre con un delicado autorretrato a lápiz de 1936 y termina con un autorretrato tardío, Woman Artist, Nude, Standing (1986). Si bien su arte se basaba en sus experiencias vitales, Tanning recurrió a una amplia gama de fuentes literarias, desde las novelas góticas de Ann Radcliffe y Horace Wimpole hasta los poemas de Charles Baudelaire y Arthur Rimbaud, pasando por los debates de su círculo surrealista en los Estados Unidos y Francia.

Con este trasfondo, Tanning saca a relucir el simbolismo de la puerta y su poder para dividir el espacio privado y público: en sus pinturas y esculturas, los cuerpos se arquean o batallan contra la puerta, se escapan de las paredes o se deleitan en deseos prohibidos, alcanzan la puerta medio abierta o se zambullen más allá de su marco sombrío.