El Museo Sorolla, museo estatal dependiente del Ministerio de
Cultura y Deporte, organiza, junto a la Fundación Museo Sorolla, la exposición
¡Sorolla ha muerto! ¡Viva Sorolla!. La muestra se enmarca en las celebraciones
por el primer centenario del fallecimiento de Joaquín Sorolla y Bastida (1863
1923), cuya programación oficial arrancó el mes pasado con la inauguración en
el Museo Sorolla de la exposición Sorolla. Orígenes, centrada en los primeros
años de producción del pintor.


Como si de un alfa y omega se tratasen, ¡Sorolla ha muerto!¡ Viva Sorolla!
cierra el círculo al analizar sus tres últimos años de vida, su etapa más
desconocida, cuando ya enfermo tuvo que dejar de trabajar.

Por primera vez, el Museo Sorolla muestra al público la enorme repercusión que
tuvo su muerte a través del estudio de las fotografías, la prensa de época y la
documentación que se conservan en el archivo del Museo Sorolla. Lo cual
atestigua la importancia, el aprecio y el reconocimiento, tanto a nivel nacional
como internacional, que había conseguido a través de una vida dedicada
plenamente a la pintura.

Esta exposición se organiza en la sala I a través de cuatro secciones:
‘Una fina y templada mañana’, ‘La luz que se apaga’, ‘¡Sorolla ha muerto! ¡Viva
Sorolla!’ y ‘El pintor inmortal’. En cada una se exhibe una cuidada selección de
fondos documentales de muy variado formato: fotografía antigua,
correspondencia, o noticias de prensa de la época, entre otros. Junto a esta
selección de documentos se expone el ‘Retrato de Mabel Rick, Señora de Pérez
de Ayala’, última obra de Sorolla, que dejó inacabada al sufrir mientras lo pintaba
la hemiplejía que le apartaría definitivamente del trabajo. A esta obra se suman
dos esculturas, una de ellas inédita: la máscara funeraria que el escultor y amigo
Mariano Benlliure realizó en su lecho de muerte y la mano del pintor esculpida
por Ricardo Causarás.


Una original publicación científica en forma de periódico de época completa la
muestra. Éste reúne una selección de artículos sobre Sorolla publicados en la
prensa entre 1920 y 1933 y una serie de breves ensayos escritos por las
comisarias que contextualizan y clarifican lo sucedido.

Además, tras la inauguración de la exposición, se ha presentado en el Museo el
vino de edición especial que, con motivo de la de la conmemoración de los 100
años del fallecimiento de Sorolla, realiza la Bodega Les Freses (Marina Alta,
Alicante). Se trata de una bodega que ha recuperado el cultivo tradicional de la
uva moscatel que conoció Sorolla cuando viajó a la comarca en diferentes
ocasiones a finales del siglo XIX y pintó allí algunos reconocidos cuadros de los
trabajos de la uva. El vino, en tres variedades, se presenta a través de un
estuche denominado ‘Centenario Sorolla’.

Comisión Nacional

El Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Cultura y Deporte, Miquel
Iceta, aprobó el pasado 17 de enero el Real Decreto por el que se crea y regula
la
Comisión Nacional para la conmemoración del centenario del fallecimiento de
Joaquín Sorolla
, órgano colegiado interministerial que contribuye a destacar la
figura del pintor y su aportación al mundo de las artes y de la cultura española.