El segundo encierro de las Fiestas del Santísimo Cristo de los Remedios de San Sebastián de los Reyes con novillos de la ganadería salmantina La Interrogación ha sido uno de los que más se ha prolongado en los últimos años como consecuencia de que el recorrido lo ha cubierto la manada muy unida, especialmente en los primeros tramos de la manga.

“La manada ha corrido de forma demasiado compacta y no ha dejado huecos hasta la calle Postas y, posteriormente, en la calle Real, donde los corredores más experimentados ya si  han podido disfrutar de buenas carreras”, señala Eduardo Flores, director de Lidia.

El responsable de Protección Ciudadana Pedro Martínez señaló que apenas fueran atendidas cuatro personas por arañazos y pequeñas erosiones, y que el número de corredores se situó entre los 1.300 y los 1.500.

 

Las reses han permanecido en la calle alrededor de dos minutos, pero, sin embargo, han demorado la entrada hasta los 3 minutos y 22 segundos, ya que tres quedaron rezagadas en el coso, donde permanecieron hasta que los pastores lograron que entraran en chiqueros. Ni un solo aficionado intentó dar un capotazo a estos rezagados, lo que, según Flores, indica el “alto nivel de respeto del público”.