LOS MADRILEÑOS QUE LO DESEEN PUEDEN TENER SU PROPIA COSECHA

La Huerta de Montecarmelo, que ha visitado el Vicepresidente de la Comunidad y consejero de Cultura y Deporte, Ignacio González, es un proyecto de alquiler de huertos urbanos, conservados y cuidados por un equipo de viveristas y horticultores. Es una iniciativa más de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce para promover la inserción social y laboral de personas con discapacidad intelectual.  (Ver vídeo)

Gracias a este proyecto, que cuenta con unas magníficas instalaciones (140 huertos de 20m2) todos aquellos madrileños aficionados a la jardinería y la horticultura, que lo deseen, podrán disfrutar de su propia cosecha, al tiempo que cuentan con los cuidados básicos y el mantenimiento constante de personas de una enorme valía profesional.

El pago de unas módicas cuotas -que varían en función de los servicios contratados- servirá para que los madrileños puedan disfrutar de un huerto frutal, de un jardín o de una cosecha de hortalizas a muy pocos minutos de Madrid. Esta actividad que realiza la Fundación Carmen Pardo-Valcarce ayuda en la integración laboral de personas con discapacidad intelectual que tienen mucho potencial y muchas ganas de trabajar.

La Fundación Carmen Pardo-Valcarce cuenta con una importante trayectoria desde su fundación en 1948, cuando se constituyó como el Patronato del Niño Jesús del Remedio para apoyar y educar a los hijos de los enfermos de la leprosería de Trillo, en Guadalajara, hasta nuestros días.