Alcobendas ha instalado las primeras 18 placas informativas junto a la entrada de las principales dependencias y servicios municipales que mejoran la accesibilidad de diferentes colectivos afectados por algún tipo de discapacidad cognitiva o sensorial.

Su contenido ha sido cuidado al máximo: tienen letras en alto relieve, con texto en braille e imágenes de fácil comprensión.

 

Las señales instaladas, a una altura aproximada de 1,3 metros, ya se pueden ver en una decena larga de edificios municipales. Una tarea en la que los técnicos han contado con el asesoramiento de Nortea, la Asociación de Afectados por el Trastorno del Espectro Autista en el Norte de la Comunidad de Madrid.