El Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid  va a transformar una parcela deteriorada por vertido de escombros, situada en el distrito de Fuencarral-El Pardo, en un bosque urbano. Se trata de la  parcela Norte-La Tablas de propiedad municipal.

Los terrenos, de 33 hectáreas de superficie, lindan al norte con la M-40, al sur con las Tablas, al este con Alcobendas y al oeste con El Pardo. No está autorizado el vertido de residuos, sin embargo, se han depositado a lo largo de decenas de años miles de toneladas escombros de manera ilegal, por lo que su restauración ambiental y conservación han sido reclamadas en distintas ocasiones por los vecinos de la zona.

Los trabajos de recuperación, que ya se han iniciado, consisten en  devolver la configuración natural al terreno mediante el vertido y extensión de tierras. De su ejecución se encarga AMAEXCO (la Asociación de Excavadores y Transportistas de la Construcción de la Comunidad de Madrid).

El Ayuntamiento de Madrid y esta asociación sin ánimo de lucro firmaron un convenio en julio de 2016 para realizar trabajos de recuperación de zonas afectadas por vertidos ilegales sin coste para las arcas municipales.

Bosque urbano

Una vez recuperada la parcela, se creará un bosque urbano con más de 30.000 árboles y arbustos, procedentes de los viveros municipales. Encinas, pinos piñoneros, almendros, tarays, romero, espino albar serán algunas de las especies que podrán comenzar a plantarse en los terrenos a partir de otoño.

Con esta actuación, el Ayuntamiento de Madrid quiere atender las demandas vecinales de recuperación de esta parcela y crear “un nuevo pulmón verde” para Fuencarral, que supondrá un importante sumidero de CO2 y contribuirá a aumentar la biodiversidad, a la vez que se dota al distrito de una zona de recreo y esparcimiento para  uso y disfrute de sus vecinos.