Los agentes forestales de la Comunidad de Madrid han iniciado esta semana, en colaboración con el personal de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la campaña para la Previsión de Aludes de la Sierra de Guadarrama.

Este apoyo, que se desarrolla todos los inviernos desde el año 2009, cuenta con dos líneas de actuación por parte de los participantes.
Por un lado, los agentes forestales recogen datos y realizan un informe diario sobre la situación de tres fenómenos meteorológicos: niebla, nieve y tormentas.

Por otra parte, en el entorno de Peñalara, gracias a la colaboración establecida con la AEMET, los agentes forestales hacen una serie de catas en el manto nivoso. Los resultados obtenidos se utilizan para que la agencia publique su informe de riesgo de aludes.

Si se percibe el desprendimiento de un alud hay que correr en sentido perpendicular a la línea de caída para salir de la trayectoria de la nieve. Si no se consigue salir, hay que intentar “nadar” para mantenerse en la superficie del alud.