Canal de Isabel II retiró de sus depuradoras 28.433 toneladas de residuos sólidos a lo largo del año pasado. Se trata de residuos que en ningún caso deberían circular por la red de saneamiento.

Además de las conocidas toallitas húmedas, hasta las 157 estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) que Canal opera en la Comunidad de Madrid llegan diariamente determinados productos que se tiran al inodoro, como toallitas, bastoncillos, artículos de higiene femenina o incluso el propio pelo, que no solo suponen un grave problema operativo y económico, sino que también pueden causar importantes daños medioambientales.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid   Pedro Rollán, ha visitado   la EDAR donde pudo comprobar cómo se eliminan este tipo de residuos, en la fase de pretratamiento,y  cómo se tratan las aguas residuales para devolverlas a los ríos con la mejor calidad posible.

Toallitas húmedas nunca por el inodoro

 En el verano de 2016, y tras comprobar que desde 2010 se había producido un incremento del 20 % en la recogida de estos residuos, Canal de Isabel II lanzó una campaña informativa con la que trataba de concienciar a los ciudadanos para que evitasen realizar estos vertidos en los inodoros de sus casas y que se depositen en la basura.

Aunque el dato es un 12 % más bajo que en 2016, la Comunidad recuerda que las toallitas húmedas y otros elementos de higiene personal deben tirarse siempre a la basura.  La empresa pública cifra en una media 2,2 millones de euros anuales el sobrecoste que generan estos vertidos