Esta noche comienzan en Madrid las obras de rehabilitación de los dos puentes ubicados en el nudo de O´Donnell con la M-30, a la altura del punto kilométrico 7,600.

Los trabajos se realizarán en dos fases con una duración de unos cuatro meses y medio, aunque siempre habrá dos carriles para el tráfico de entrada y otros dos para el de salida.

Las obras para frenar el deterioro y corregir distintos desperfectos consistirán en sustituir los apoyos de los estribos de ambos tableros, que han llegado al final de su vida útil. También se adecuarán los sistemas de contención acorde con la nueva normativa y con la intensidad de tráfico del puente. Ello obliga a reforzar esa zona del tablero mediante fibra de carbono.

Se cortarán los carriles exteriores de ambos tableros, dejando dos carriles de circulación  por sentido además del carril de aceleración y deceleración existentes. En el sentido de entrada a Madrid se mantendrá el carril bus. Los trabajos de esta fase se prolongarán durante dos meses.