La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen
Calvo, ha mantenido ha mantenido una reunión en A Coruña con las
administraciones implicadas en el futuro del Pazo de Meirás horas antes de la
entrega de las llaves por parte de los herederos de Francisco Franco.


La vicepresidenta ha querido agradecer “a los miles y miles de hombres y
mujeres que desde Galicia y el resto de España han pretendido que este lugar
sea patrimonio de todos. Este era un objetivo loable, que dignifica a la democracia española, que nos dignifica a todos y que en parte ha sido
empujado por el activismo civil y democrático de mucha gente”, ha destacado.
Un encuentro al que han asistido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez
Feijóo, acompañado del conselleiro de Cultura, Román Rodríguez; el
presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso; el
alcalde de Sada, Benito Portela y la regidora de A Coruña, Inés Rey. También
ha participado el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada.
En la reunión “muy constructiva”, ha dicho la vicepresidenta, las
administraciones implicadas han acordado que cooperarán para contar «la
verdad» de Meirás y reivindicar el legado de Pardo Bazán. “Hemos
determinado encontrarnos en alguna fórmula jurídica que nos permita, hasta
que se pronuncie definitivamente la Justicia, ser capaces de sacar adelante lo
más importante: la preservación y conservación del lugar, que el visitante
cuando vuelva a entrar en el pazo se encuentre con la historia y con la verdad
de lo ocurrido”, ha explicado Carmen Calvo.

El pazo, ha destacado, “contará la verdad del paso de Franco por él, pero también, en lo que hemos coincidido todas las administraciones, la reivindicación de una figura tan importante para entender las letras gallegas y españolas como es la de Emilia Pardo Bazán”.