El Ayuntamiento de Madrid y la Empresa Municipal de Transportes, EMT,  renuevan la flota e incorpora  89 autobuses de los cuales, 15 son eléctricos. Los nuevos buses de GNC se distribuirán homogéneamente por cuatro de los cinco Centros de Operaciones con que cuenta la EMT (Sanchinarro, Fuencarral, Entrevías y Carabanchel).

EMT

A los 200 vehículos nuevos adquiridos en 2016, con una inversión de 63,6 millones de euros, se sumarán en el bienio 2017-2018 un total de 489 autobuses más, de modo que en tres años se habrán adquirido 689 unidades, lo que supone la renovación de un tercio de la flota. Todos los autobuses adquiridos para estos dos años (excepto los 15 eléctricos) son vehículos propulsados por Gas Natural Comprimido (GNC) y, entre ellos, se incluye un lote de 14 articulados.

Apuesta eléctrica y ecológica

En los últimos años, la EMT ha apostado por la adquisición de autobuses que cumplan las más elevadas exigencias en sostenibilidad medioambiental, accesibilidad y seguridad.

Las principales novedades de los nuevos vehículos se encuentran en seguridad y accesibilidad. En materia de seguridad, todos estos autobuses incorporan sistemas automáticos de extinción de incendios.

Todas las unidades dispondrán de plataforma central doble, lo que permite el viaje simultáneo de dos sillas de ruedas. Asimismo, los nuevos buses incorporan las últimas novedades tecnológicas (cargadores USB para dispositivos móviles, WiFi y pantallas de información multimedia) y de confort para los usuarios.