Izquierda Independiente ha denunciado que el Hospital Infanta Sofía, desde que se inaugurara en febrero del 2008, sufre precariedad de medios humanos y materiales que no se han subsanado a pesar de las múltiples denuncias públicas y de existir un acuerdo entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

Actualmente, las cifras de camas y la cartera de servicios y dispositivos son muy inferiores a lo estipulado en el convenio y lo recogido en el Contrato de Gestión que, por ejemplo, acordaba 349 camas operativas para el año 2017. A día de hoy solo hay 271.

hospital infanta sofia

Otro incumplimiento del compromiso de la Comunidad de Madrid con la ciudadanía es la cuarta torre del hospital. Tras más de nueve años, y a pesar de las necesidades denunciadas, continúa sin dotarse y abrirse para dar servicio a la población. Esta situación agrava aún más la situación de las Listas de Espera , más de dos meses para la primera consulta con un especialista, cuatro meses para rehabilitación u ocho meses para la Unidad del Dolor.

Otro de los problemas que afectan al “Hospital Infanta Sofía” es que sigue siendo una Concesión de Obra Pública. Debido a esta realidad,explican,  Sanse tiene que pagar grandes cantidades de dinero por él, especialmente desde que el canon fue incrementado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid en 2010 para rescatar a este tipo de hospitales semiprivados.

En este caso, el incremento fue de 306.327 euros anuales, a lo que hay que sumar los 18 millones que ya costaba este hospital anualmente en concepto de canon.

Hasta la fecha,aseguran,  el Infanta Sofía ha supuesto un coste de 109,7 millones de euros por su construcción y de 175,8 millones por el canon pagado desde 2007 a 2016. Si hubiera sido un hospital 100% público, se calcula que el coste hubiera sido entre 4 y 7 veces menor.