Los Reyes Magos han llegado a Madrid y, siguiendo la tradición, han dirigido unas cariñosas palabras desde Cibeles a las niñas y niños de toda España. Después de un largo viaje desde lejanas tierras de Oriente, han sido recibidos por una espectacular comitiva que ha convertido la cita más mágica del año en un grandioso espectáculo en movimiento.

Más de diez carrozas y diferentes posiciones han acompañado a Sus majestades en su visita a Madrid, que han llegado en sus tres nuevas carrozas construidas por las madrileñas y madrileños con sus deseos y peticiones. El gran desfile, que partió de Nuevos Ministerios a las 18.30 horas, ha llenado las calles de arte. La literatura, la danza, el circo, la música han puesto la fantasía de la mano de diferentes compañías profesionales de España, Francia, Reunido Unido y Países Bajos.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha dado la bienvenida a los Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar a su llegada a la plaza de Cibeles, donde ha terminado el recorrido. Manuela Carmena ha recibido a Sus majestades reconociendo que Madrid “les ha echado mucho de menos” y que por esa razón “os damos esta bienvenida tan cariñosa con unas nuevas carrozas reales hechas con los deseos, ilusiones y esperanzas de los niños y niñas de nuestra ciudad”.

“Hemos querido poner Madrid bonito para esta Navidad y para una noche como la de hoy, un momento mágico que no se podía perder ningún niño”, ha añadido la alcaldesa en referencia a las medidas de accesibilidad con las que ha contado este año la Cabalgata. Manuela Carmena ha pedido a Melchor, Gaspar y Baltasar que esta noche no se olviden de ningún niño o niña, “pero si eso ocurriera, que los niños de Madrid sepan que cuentan con el 010 para contárnoslo y que le podamos poner remedio”.

Melchor ha hablado en nombre de los tres Reyes Magos, expresando una gran felicidad por haber portado este año los deseos de las madrileñas y madrileños en sus nuevas carrozas y agradeciendo la participación de toda la ciudadana. A continuación, ha invitado a niñas y niños a dar rienda suelta a su imaginación, diciendo: “En vuestra creatividad está la esperanza del futuro. En vuestros sueños está la capacidad para crear una ciudad más bella, más libre, y más solidaria”.

El Rey de Oriente ha continuado aconsejando a las niñas y niños que disfruten del tiempo haciendo las cosas que más les gusta, aquellas que les inspiran y hacen soñar. “¿Qué es lo que más os gusta hacer?” ha preguntado, a lo que las niñas y niños -desde las calles de Madrid y desde cada una de sus casas-, seguramente han respondido de muy diferentes y bonitas maneras.

Su Majestad ha recordado además que “tenemos el poder de hacer realidad aquello con lo que soñamos y, con ello, construir un mundo mejor y contribuir a la felicidad de otras personas, sean como sean y vengan de donde vengan”.

En esta noche de alegría e ilusión, más de 2.000 personas han hecho posible la magia desde cada una de sus posiciones. Carrozas, marionetas, bailarinas gigantes, marching bands, han construido un relato fantástico bajo el poder transformador de las artes, vitales para el ser humano, a nivel individual y como sociedad.

Desde el escenario de Cibeles, el grupo Petit Pop ha interpretado canciones infantiles junto a sesenta voces del Coro de Niños y Jóvenes de Madrid. Mo, el niño gigante de mimbre, ha entregado a Sus majestades su carta con deseos y, tras las palabras de los Reyes, la noche ha concluido con un precioso espectáculo piromusical.

La Cabalgata más accesible

La Cabalgata 2019 ha sido la más accesible de la historia, dando un paso más en lo logrado hasta ahora por el Ayuntamiento de Madrid en su compromiso porque las fiestas sean para el disfrute de toda la ciudadanía.

De esta manera, se ha conseguido que las medidas implementadas en los últimos tres años hayan aumentado hasta lograr el uso de las más punteras a nivel tecnológico: audiodescripción en directo para niñas y niños ciegos y mochilas vibratorias para personas con discapacidad auditiva.

A lo largo de todo el recorrido se ha contado con espacios reservados para personas con movilidad reducida y sus acompañantes, para el resto de público ha habido 27 gradas instaladas entre Emilio Castelar y la plaza de Colón.