Otoño es tiempo de setas: mentiras y mitos

Con las lluvias de estos días y unas temperaturas ya acordes al otoño, la temporada de setas vuelve a la actualidad. Salir a pasear por el monte en busca de setas es uno de los placeres del otoño cada vez más demandado. Al recreo que supone esta rodeados de brillantes pinares y coloreados helechos, hemos de añadir la emoción de buscar y encontrar setas de lo más variado: níscalos, champiñones, macrolepiotas, boletos, senderuelas, etc.

Tras tres temporadas de baja producción en la Comunidad de Madrid, por culpa de los episodios de sequía y los bruscos cambios de temperatura, el otoño de 2019 empieza tarde pero prometedor. Pero si no sabemos por donde buscar setas, podremos disfrutar de encantadores paseos pero sin ningún resultado micológico.Según Isabel Pérez, guía micológica de Navalmedio Naturaleza, es preferible buscar en montes orientados al norte “aquí se conserva mejor la humedad, especialmente si encontramos tollas dentro del pinar”. Pero ojo, porque a pesar de su inofensivo aspecto, en la Sierra de Guadarrama podemos encontrar setas que podrían causarnos la muerte. “Para aquellos que quieran iniciarse en el conocimiento de las setas –comenta Isabel Pérez- lo mejor es comenzar con salidas guiadas, de esta forma aprenderemos a distinguir especies, a recolectar de forma responsable, a conocer el valor gastronómico o a desmontar falsos mitos y creencias«.

En el entorno del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama podemos encontrar ejemplares apreciados en cocina como el boleto, la seta de pie azul, el champiñón, la macrolepiota, el níscalo o la senderuela.

Salidas micologicas para todos los gustos
En el entorno del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

  • PEQUESETAS .- Salida de iniciación para familias con niños de 4 a 9 años. + info
  • INICIACIÓN .- Salida guiada de inciación a las setas de otoño. + info
  • VIERNES SETERO .- Para aprender de setas sin aglomeraciones. + info
  • RECOLECCIÓN .- Para llenar la cesta con la compañía de un guía micológico. + info
Mentiras y mitos sobre las setas

Las setas, a diferencia de los cultivos convencionales, no siguen unas reglas exactas porque son, en muchas ocasiones, imprevisibles. Por tanto, la primera norma es que no hay normas. Estos sos algunos falsos mitos que han pasado de generación en generación.

  • Para descartar una seta venenosa debemos cocerla con una cucharilla de plata, un ajo o una cebolla.
  • La seta se vuelve tóxica si pasan cerca erizos o serpientes.
  • Las setas pierden la toxina al cocinarlas con vinagre o sal.
  • Si están mordidas por animales son comestibles.
  • Las setas tóxicas tienen un sabor desagradable y las comestibles no.
  • Si una seta cambia de color al corte o al contacto, es tóxica.
  • Una vez cocidas, las setas tóxicas pierdan su toxicidad.
  • Si crecen en los árboles, sobre la madera, son comestibles.
  • Si crecen apiñadas son comestibles.