PSOE  e Izquierda Unida de Alcobendas defenderán en el Pleno ordinario de octubre una moción conjunta que reclama la reversión del servicio de análisis clínicos a gestión pública directa.

Esta es una de las prestaciones sanitarias privatizadas en 2008 en los conocidos como “Hospitales de Aguirre”, entre los que se encuentra el Infanta Sofía. Dichos centros son de gestión sanitaria pública pero construidos por empresas privadas, lo que implica un acuerdo de explotación de servicios (como el de los análisis clínicos) y otras prestaciones no sanitarias, y un canon anual hasta el 2035. Además, se estima que este canon va a generar unos sobrecostes de entre 1.200 y 3.000 millones de euros más.

La privatización del sistema de análisis clínicos, puesta en marcha por el entonces consejero popular Juan José Güemes, ha venido acompañada del cierre de laboratorios públicos y del desmantelamiento de centros de especialidades, con el objetivo de favorecer a las adjudicatarias de dichos servicios.

En este contexto, ambas formaciones políticas han lamentado el progresivo deterioro del Centro de Especialidades Blas de Otero de Alcobendas que, tras haber sido un referente en atención sanitaria especializada, solo mantiene consultas de oftalmología, dermatología y fisioterapia.

Ambos grupos exigen “la recuperación de las especialidades y del personal humano y medios materiales para atender a los vecinos y vecinas de la ciudad”.

Además, la privatización del servicio de análisis clínicos ha supuesto un cambio de funcionamiento en el procesamiento de las muestras, que solo se analizan en sus respectivos hospitales si son de urgencia; el resto son trasladadas al Laboratorio Central de San Sebastián de los Reyes, de lunes a viernes, dando servicio a más de un millón y medio de personas. El próximo 30 de noviembre finaliza este contrato de ocho años, más dos de prórroga, por un valor de 173 millones de euros.

Por ello, PSOE e IU de Alcobendas solicitan en su moción que “el Ayuntamiento de Alcobendas inste a la Consejería de Sanidad madrileña a no sacar una nueva licitación del servicio y que se tomen las medidas oportunas para la reversión del mismo al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS)”. Además, la moción prevé que “el Ayuntamiento de Alcobendas reclame a la Consejería de Sanidad madrileña la recuperación las especialidades del Centro La Paz, dotándolo de los recursos económicos, técnicos y humanos necesarios para su completo funcionamiento”.