Restaurante Finocchio: “reivindicamos nuestros derechos desde la Hostelería”

886

Nuevo Imparcial.- Finocchio Ristorante sirve su Menú Especial de Navidad hasta el domingo 8 de enero, todos los días de la semana en horario de 13:00 a 17:00 y de 19:00 a 24:00. Su precio es de 25 € por persona.

Reserva en el 91 082 50 21 y Finocchioristorante.com.Fiel a la saludable dieta mediterránea, la propuesta navideña de Finocchio Ristorante combina carne, pescado, marisco y verduras, con especial protagonismo de la materia prima italiana.

Mauricio Marín: Hostelero, emprendedor y reivindicativo 

Su propietario, Mauricio Marín,  hace del arte de la gastronomía, un arte diferente pero igualmente atractivo como es el de la reivindicación. Lanzar un mensaje, una ideología una forma de vida, unos derechos, a través de la Hostelería, un mundo que tiene como la vida misma, muchos matices, muchos sabores, muchos colores y todos caben por supuesto en el mismo plato y en la misma fuente, para todos, sin distinción. Querían revindicar  sus  derechos homosexuales desde la Hostelería.

 

Finocchio  se traduce en  italiano como el Hinojo, una hierba aromática mediterránea. Pero éste elemento tiene otra lectura ya que en la época de la Iglesia en Roma durante la Inquisición se quemaba a los homosexuales y los aderezaban con hinojo para que se fueran “puros al cielo y sin ningún pecado”. Para  darle la vuelta a la tortilla Mauricio y sus socios han querido llevar a cabo un  juego de las palabras para “reivindicar y seguir luchando por nuestros derechos”.

En pleno corazón del madrileño barrio de Lavapiés, regenta con sus socios dos negocios muy populares: el Restaurante italiano Finocchio (Calle Embajadores 64)  y el café-bar El Rincón Guay (calle Embajadores 62). Después de degustar el delicioso Menú Especial de Navidad, pasamos a tomar un café a este Rincón Guay acogedor y con atractiva decoración que respeta los interiores castizos de las casas típicas del barrio.

 

 

Mauricio Marín reúne la esencia de su carta italiana tradicional con matices ibéricos. El menú que ofrece el Restaurante Finocchio  se compone de dos entrantes, cinco primeros y seis segundos a elegir, cuatro postres, además de pan, café, bebida y chupito de Limoncello.

 

A continuación, resulta difícil decidirse entre el carpaccio de rojas láminas de ternera con queso parmiggiano, receta inventada en el Harry’s Bar de Venecia a mediados del siglo pasado;

 

La ensalada templada de gulas y gambas con ajo, parmesano y vinagreta de nueces; el queso tomino del Boscaiolo, procedente de la región turinesa de Rivarolo Canavere, al estilo español envuelto en lonchas de jamón serrano, acompañado de verduras asadas;

Y un pastel de setas y espárragos con salsa de mostaza y milel; También se ofrecen crostinis variados, versión italiana del canapé: crujientes rodajas de pan tostado a la parrilla con queso, champiñones, cebolla, salmón y chorizo.

Clásicos de origen azzurro como el carpaccio, el tomino, el risotto, las tagliatelle y la pizza se alternan con salpicón, ensalada, entrecot y pescado al horno. Crostinis y focaccia para abrir boca y la dulce pana cotta y el tiramissu de postre completan un inolvidable viaje a Italia a través de su gastronomía.

Coronada por un huevo frito, su pizza Finocchio también lleva carne picada, beicon y pimiento glaseado. “Es la favorita de nuestro público”, subraya Mauricio Marín. Acompañado de tomate pera y regado en aceite de oliva, el jamón serrano es el protagonista de la Ibérica.

Este repertorio añade dos opciones clásicas de carne y pescado: entrecot de buey cortejado con patatas panaderas y pimientos, y salmón al horno con verduras variadas.

También se puede elegir alguna de las 25 referencias españolas de su vinoteca, con especial presencia de los verdejos de Rueda y los crianzas tempranillo de la Ribera del Duero. O una de sus famosas birras italianas, como la Moretti y la Peroni. Después del café, un chupito de limoncello Villa Massa nos traslada a la soleada Isla de Capri.