La Comunidad de Madrid gravará con casi 1,5 millones de euros más a la ciudad de San Sebastián de los Reyes en 2023, en concepto de tasas y un nuevo impuesto por la gestión y tratamiento de residuos a través de la Mancomunidad del Noroeste. Este aumento de costes supondrá un desembolso extraordinario para la ciudad, que cuadruplica la cantidad económica que actualmente aporta el municipio en 2022.

Desde el Gobierno municipal se califica como muy perjudicial para la ciudad la decisión unilateral del gobierno regional de modificar la “ordenanza fiscal reguladora de la tasa por transferencia, tratamiento y eliminación de residuos domésticos en instalaciones de transferencia o eliminación de la Mancomunidad del Noroeste y por el servicio de tratamiento y gestión de residuos de poda en la planta de compostaje”.

Este aumento de la tasa de residuos por parte de la Comunidad de Madrid supondría una aportación extra en forma de tasas e impuestos de 45 euros por vivienda, en concepto de tasas, al haber modificado los procesos de gestión, una cantidad que tendrá que asumir el municipio.

 

Unos costes que repercuten en el presupuesto 2023

El concejal de Economía y Hacienda, Juan Olivares (Cs), ha explicado que “este nuevo coste incide directamente en la elaboración de los presupuestos municipales de 2023, que debe reequilibrarse para absorber un aumento que afectará a otras partidas”.

La proyección realizada desde las Concejalías de Economía y Hacienda y de Limpieza de San Sebastián de los Reyes es que esta decisión le va a costar a la ciudad casi 1,5 millones de euros adicionales por la gestión de residuos en 2023.

El Ayuntamiento explica que este aumento económico viene ocasionado por la decisión unilateral de la Mancomunidad de tratar de forma distinta la gestión de residuos que repercute en un aumento de 393.000 euros más, a los que hay que añadir los 1,08 millones de imposición de la nueva tasa de residuos.

El vicealcalde de San Sebastián de los Reyes, Miguel Ángel Martín Perdiguero (Cs), ha declarado que “desde la Comunidad de Madrid nos quieren hacer creer constantemente que sus políticas van encaminadas a bajar impuestos, cuando vemos que la realidad es muy diferente, ya que nos obliga a los municipios a absorber el aumento de su presión fiscal o decidir si debemos trasladar esta subida a los vecinos”.