El Grupo Mixto UPYD Colmenar Viejo ha recogido la preocupación de vecinos y empresarios ante el temor de que, durante las obras, los accesos de Colmenar a la autovía se conviertan en una trampa que dificulte los desplazamientos de los habitantes de Colmenar a sus lugares de trabajo y las actividades de abastecimiento y distribución de las empresas radicadas en Colmenar.

También preocupa la falta de definición de la configuración definitiva del acceso sur, vital para el Polígono de la Mina y el Polígono Sur y para los vecinos de este área y del Barrio de la Estación.

La fecha de publicación en el BOCM se retrasó a diciembre 2017, recogiendo un plazo de ejecución de la redacción del proyecto de 15 meses.

Desde UPYD explican que, aunque el plazo de recepción de ofertas ya se ha cerrado, se ha licitado  sobre una propuesta incluida en el pliego “que puede no satisfacer plenamente las necesidades de los usuarios, especialmente las empresas del Polígono Sur y del Polígono de la Mina”.

También explican que esto puede limitar su capacidad operativa y logística ya que tampoco se refleja por dónde se realizará la incorporación a y desde la M607 durante la realización de las obras. Y consideran que la licitación del proyecto “se ha realizado sin escuchar las necesidades de empresas, asociaciones ni vecinos y sin considerar el impacto sobre las actividades empresariales durante las obras y tras su ejecución”.

Todas estas cuestiones sobre la futura trayectoria y el diseño de la  M-607 serán presentadas en una moción por el grupo UPYD Colmenar Viejo en el próximo Pleno municipal de febrero.