El Ayuntamiento de Madrid quiere rendir homenaje a las mujeres que han hecho historia en la ciudad y ha comenzado con cuatro creadoras e intelectuales vinculadas a la Generación del 27: Victoria Kent, María Lejárraga, Luisa Carnés y Ernestina de Champourcín.

El Ayuntamiento les ha dedicado una placa del Plan Memoria de Madrid en los lugares de la capital donde vivieron o trabajaron.

Carmena ha destacado que el objetivo de este plan “es dejar Madrid llena de recuerdos que, dentro de unos años, por aquí pueda pasar una niña, preguntarse quién fue Victoria Kent y descubrir su figura gracias a esta placa”.

Ha recordado la anécdota de que Victoria Kent, durante su etapa como directora de Prisiones, fue quien eliminó los grilletes entre los presos de las cárceles españolas y que con ese material encargó un busto de Concepción Arenal, “haciendo un homenaje a quien le había precedido en la defensa de los derechos humanos”.

Las otras tres placas también han sido descubiertas hoy: a María Lejárraga, “prolífica escritora, comprometida feminista y diputada por Granada en 1933”, en el edificio de la calle Manuela Malasaña, 28, donde vivió; Luisa Carnés, “innovadora, escritora y periodista de la Generación del 27”, en la casa donde nació en la calle Lope de Vega, 31, y Ernestina de Champourcín (1905-1999), “poeta de la Generación del 27, crítica de arte y literatura”, en la calle Barquillo, 23, donde residió.

 

Compensar la desigualdad 

La realización de estos homenajes responde a la necesidad de remediar la ausencia e invisibilidad de las mujeres que han contribuido a la historia de la ciudad. A través del Plan Memoria de Madrid, creado en 1990 para recordar en las fachadas de edificios a personas, hechos o espacios relacionados con la historia de la capital, se han colocado en la ciudad cerca de 380 placas, de las cuáles sólo el 12% están dedicadas a mujeres.