Las reses de Marqués de Quintanar y la numerosa asistencia de corredores, alrededor de 1.700 participantes, según Protección Civil, han creado este sábado la expectacion de un encierro que se preveía arriesgado que ha durado un minuto y 50 segundos hasta la entrada de la manada en La Plaza.


Desde el primer momento los toros han dado mucho juego a los corredores experimentados, abriéndose la manada y permitiendo que muchos de los participantes pudieran disfrutar corriendo cerca de los animales con extraordinarias carreras.

Según Eduardo Flores, director técnico del encierro de Sanse, “desde la calle Real en adelante las redes se han prestado al lucimiento de los corredores y a que éstos se divirtieran”. Alguno de los toros andaba `buscando´, `haciendo hilo´.

14 heridos, todos leves, por caídas que han derivado en contusiones y abrasiones y dos personas que han sufrido una luxación en el codo y en el hombro y han sido dados de alta.