El tercer encierro de las Fiestas del Santísimo Cristo de los Remedios de San Sebastián de los Reyes con toros de la ganadería cacereña Guadalest, ha sido el más rápido y vistoso. La llegada a los chiqueros de la plaza se ha realizado en apenas un minuto y 47 segundos.

“Estas reses son siempre rápidas, pero hoy lo han sido todavía más”, ha señalado Eduardo Flores, director de Lidia. “Esta velocidad, que incluso hace que los novillos se adelanten a los cabestros desde casi el comienzo de la manga, ha favorecido que los aficionados más experimentados hayan protagonizado carreras no muy largas pero sí muy emocionantes”, ha añadido.

Los corredores han disfrutado de buenas oportunidades de coger asta en las calles Real y Estafeta, donde se han producido algunas caídas con el consiguiente susto y el arañazo de rigor. “Tan sólo una de las nueve asistencias que hemos realizado ha tenido que ser trasladada al hospital de campaña por una herida que ha necesitado dos puntos”, explica Pedro Martínez, responsable de Protección Civil.

Martínez también ha señalado en esta cita una mayor asistencia de público y de corredores, cuya cifra ha situado entre 1.400 y 1.500.